El teletrabajo pone en jaque a la ciberseguridad

Durante el confinamiento de 2020, debido a la pandemia de COVID-19, los ciberataques aumentaron un 40 % con respecto a los datos de 2019. Y lo hicieron porque los ciberdelincuentes no tienen un pelo de tontos, y saben que las redes domésticas están mucho menos protegidas que las empresariales. Además, todos nos relajamos un poco cuando trabajamos desde casa, y eso también afecta a la seguridad.

img

Si estás al frente de un pequeño negocio, es posible que pienses que los piratas informáticos no van a tener ningún interés en la información de tu empresa, pero estás muy equivocado. Para los hackers, cualquier dato es válido, porque siempre hay un modo de sacarles rentabilidad. Pueden vender tu información, o exigirte un pago a cambio de recuperarla. Por eso, tanto si trabajas desde una oficina como si lo haces desde casa, debes adoptar todas las medidas necesarias para proteger los datos.

Consejos para proteger los datos sensibles en el trabajo remoto

Un ciberdelincuente puede hacerse con los datos de tu empresa, con el acceso a sus cuentas bancarias y hasta con los datos personales de tus empleados, clientes y proveedores. Por eso, evitar el ransomware y otros ataques informáticos es importante tanto para ti como para quienes guardan relación con tu negocio. Veamos cómo puedes hacerlo.

Dota de equipos informáticos a tus empleados

Olvídate de que tus empleados trabajen con sus ordenadores o móviles personales. Estos están llenos de programas y aplicaciones, y son mucho más vulnerables. Asegúrate de que cada empleado tiene un equipo informático proporcionado por ti, y que solo lo usa para trabajar. Estos ordenadores, tabletas y móviles solo deberían tener instalados los programas necesarios para su labor. Así se reduce mucho el riesgo de una infección por malware.

Doble autentificación para acceder a la información

Cuando la información se transfiere de un usuario a otro, es especialmente vulnerable. Es entonces cuando los hackers lo tienen más fácil para cazarla. Una buena forma de que esto no ocurra es establecer un sistema de doble autentificación: así, a la hora de enviar y acceder a información importante, se solicitará una clave de acceso tanto al emisor como al receptor. Este sistema, que cuesta poco de implantar, se lo pone más difícil a los ciberdelincuentes.

Conciencia a tus empleados

De todas las medidas que puedes adoptar, esta es la más importante. Porque de nada sirven las precauciones que tú tomes si tus empleados usan contraseñas simples, no instalan un antivirus o abren todo tipo de correos y pinchan en los enlaces aunque no sean de remitentes seguros; la información es fundamental para evitar el phishing.

Precisamente por ello, una de las primeras medidas que debes poner en marcha es formar y concienciar bien a tus empleados con respecto a la importancia de salvaguardar la seguridad de todos. Y es que un ataque informático no solo perjudica al negocio: también puede afectar de forma directa a los trabajadores.

El teletrabajo es, en muchos casos, la única forma de continuar funcionando en estos tiempos, pero no debe implicar un riesgo para la ciberseguridad. Está en tu mano tomar las medidas adecuadas para proteger la información confidencial y hacer ver a tu equipo la importancia de actuar cautelosamente.

¿Necesitas ayuda para afrontar este nuevo reto?

Linkedin Twitter Anadat Youtube Contacta con  Anadat